Cerca de la estación Bellas Artes, rodeado del Teatro Teresa Carreño, el Museo de Ciencias, el Museo de Bellas Artes y el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela está ubicado el Parque Los Caobos, una de los tesoros urbanos más antiguos de la ciudad.

Son 40 hectáreas de exposición en medio de una colección única de variadas especies de la flora venezolana, junto a emblemáticas piezas artísticas del arte nacional.

Uno de sus mayores atractivos es la Fuente Venezuela, del escultor Ernesto Maragall, que fue trasladada al Parque Los Caobos en 1967, luego de una remodelación que se hiciera en la Plaza Venezuela, lugar para la cual fue concebida. 

Dentro del catálogo de esculturas que aportan un ambiente único al parque figuran también la estatua de Teresa de la Parra, de la escultora Carmen Cecilia de Blanch, entre otras obras como: Ícaro, Efebo del Maratón, Centaura Justina, La Otra Mejilla, Trompetilla para Sordos, El Doblez, El Avión y El Piano.

Entre sus otros atractivos figuran el Elefante Dorado, de Andrea Di Giuseppe, un artista enamorado de la ciudad de Caracas que quiso ofrendar este lugar especial con este regalo. Este paquidermo de tamaño real (3.40 metros de alto por 2.60 metros de ancho) fue develado en 2014.