El director general del festival Skaricuao, Eduardo Malavé, manifestó este sábado que uno de los beneficios de esta nueva generación es el uso de las redes sociales y el avanzado nivel tecnológico que permite a las bandas dar a conocer su trabajo.

“Me gustan las cosas que están pasando alrededor de la tecnología, hoy en día me gustaría lograr cosas con intereses comunes y compartidos (…)”, apuntó durante una entrevista en vivo con la CEO del festival El Convite, Érika Vásquez, desde España.

Además, agregó que durante esta pandemia que azota al mundo entero, el género del ska ha estado muy activo en relación al tema del Coronavirus y el lanzamiento de nuevos temas y nueva movida en festivales online.

“Esto fue un sacudón, tenemos que usar la tecnología para la hermandad y que el día de mañana eso se convierta en un abrazo”, finalizó.

OPORTUNIDAD PARA NUEVAS BANDAS

En relación al festival Skaricuao, que se realizó desde el 2007-2016, en la parroquia Caricuao de Caracas, el también productor general de este evento manifestó que uno de los principales objetivos de este evento era abrirle las puertas a bandas con jóvenes de la nueva generación.

También, recordó que éstas nuevas bandas buscaban como principal objetivo rescatar el género musical en la parroquia caraqueña.

“La primera vez que usa el nombre de Skaricuao fue en el año 1998 cuando el colectivo Anacreonte impulsó un festival llamado Skaricuao Reggae Fest donde participaron varias bandas (…) Luego alrededor del 2007-2008 nace una nueva camada  de bandas que estaban influenciadas por el ska punk, unos muchachos que sonaban increíbles”, expresó.

Además, manifestó que el género del ska se ha caracterizado por ser un movimiento cultural involucrado por tintes políticos. 

“Desde sus inicios el ska jamaiquino viene de nacer en una Jamaica controversial bipartidista; luego en los años 70 se asienta como la banda sonora de integración de los jóvenes obreros ingleses que escuchaban punk y los negros jamaiquinos que migraban buscando nuevas oportunidades”, relató.

El músico, que actualmente reside en España, indicó que después establecido el festival tuvieron la oportunidad de traer artistas importantes a participar en el evento tales como: Fidel Nadal, Pablo Molina, Cultura Profética y Los Cafres.

“Nosotros propiciamos un nicho de integración, dándole cabida a todas las bandas que naturalmente no estaban incluidas en lo que establecía la música desde el punto de vista comercial”, finalizó.